Los alérgenos

Los alérgenos son compuestos naturales que se hallan en el entorno. Para iniciar un tratamiento específico es indispensable identificar primero las fuentes del alérgeno responsables de la sintomatología.

Los alérgenos son antígenos frente a los cuales reaccionan las IgE específicas. Los alérgenos son extremadamente numerosos. Algunos (los neumoalérgenos) se inhalan por vía respiratoria. Los neumoalérgenos más frecuentes en la rinitis y el asma son: los ácaros, las plantas (pólenes, látex), los epitelios, las cucarachas y los mohos.

La aplicación de las técnicas del ADN recombinante en la producción de proteínas alergénicas ha permitido profundizar en el conocimiento de la estructura de los alérgenos y su comunidad antígena, que es la que produce la reactividad cruzada.

Diferentes vectores (bacterias, plantas o levaduras) pueden producir más de 150 alérgenos. Algunos de ellos han sido objeto de estudio de validación in vitro e in vivo (pruebas cutáneas y pruebas de provocación alergénica). Dichos estudios permiten contemplar la utilización de alérgenos recombinantes tanto en el diagnóstico alergológico como en el tratamiento de inmunoterapia.(1) Actualmente se están realizando los primeros ensayos terapéuticos. Gracias al programa europeo de investigación CREATE (Certified References for Allergens and Test Evaluation) se ha estudiado la utilización de los alérgenos recombinantes como instrumentos de estandarización de los extractos alergénicos.(2)

 

[1] Chapman M. et al. J Allergy Clin Immunol 2002; 109: 440-45.
[2] Van Ree R. Allergy 2004; 59: 571-74.